jueves, 9 de junio de 2011

Inicia Pablo Salazar huelga de hambre


Agencias

A dos días de la detención y el inicio de una huelga de hambre del ex gobernador de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía, algunos políticos y grupos ciudadanos se manifestaron contra el ex mandatario, quien enfrenta un proceso penal por los delitos de peculado, asociación delictuosa y otros.
Roberto Albores Guillén, ex gobernador de Chiapas (1998-2000) que antecedió a Pablo Salazar (2000-2006), dijo ante medios, “respaldar sin cortapisas la exigencia de miles de chiapanecos para que el Gobierno de Pablo Salazar rinda cuentas sobre su actuar.
“La aprehensión del ex Gobernador es un acto de justicia, de respeto al estado de derecho y un severo golpe a la impunidad”, dijo el ex gobernador, quien en 2001 también enfrentó una investigación judicial iniciada en su contra en la administración de Pablo Salazar, por presuntos actos de corrupción.
Dijo que Salazar Mendiguchía “encabezó un gobierno represor, y malgastó su tiempo en saciar sus ansias de venganza”, ello, en alusión a media docena de ex secretarios de su gobierno, que fueron procesados y sentenciados por el uso indebido de recursos públicos.
Por su parte, la directora del periódico local Cuarto Poder, María Morales, también felicitó la detención de Pablo Salazar, porque dijo que el ex mandatario encarceló injustamente a su hijo, Conrado de la Cruz Morales, como un acto de venganza porque cuestionó la política de gobierno de Salazar a través de ese medio de comunicación.
Al conocer sobre la huelga de hambre que inició Pablo Salazar dentro del penal El Amate, ubicado en el municipio de Cintalapa, María Morales dijo: “no lo dejen morir, que pague lo que le hizo a mi hijo”.
También hubo manifestaciones que dijeron ser damnificados por el huracán Stan, que afectó las zonas sierra y costa en 2005.
En la ciudad de Tapachula, en la frontera con Guatemala, unas 30 personas pidieron se inicié contra Pablo Salazar un nuevo proceso penal, por el presunto desvío de los recursos públicos dedicados a la reconstrucción de las zonas dañadas por el huracán Stan.
El próximo 14 de junio, el juez tercero del ramo Penal, Belisario Domínguez Velasco, determinará la situación jurídica del ex gobernador Pablo Salazar.
Su resolución podría ser un acto de libertad o el de formal prisión. Pablo Salazar inició a las pocas horas de su reclusión en el penal El Amate, una huelga de hambre. Al anunciar esta medida a la que llamó de resistencia, dijo que del penal saldría “exonerado o al panteón”.
Salazar Mendiguchía, quien gobernó el estado sureño de Chiapas entre 2000 y 2006, fue aprehendido en Quintana Roo por las autoridades chiapanecas por los delitos de peculado y asociación delictuosa. La noche del martes fue trasladado al penal de El Amate, en territorio chiapaneco.
La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) lo acusa de desviar recursos del erario para que él y algunos ex colaboradores recibieran un bono de 104 millones de pesos.
El abogado calificó la acusación de “absurda”, argumentando que su cliente no incurrió en delito en la asignación del bono.
Según Katz, la detención contra su cliente no se sustenta en ese caso, para el que ni siquiera lo han llamado a declarar.
“Pablo está aquí por algo que no tiene nada que ver con el huracán Stan ni con la reconstrucción”, dijo el abogado, quien atribuyó la situación a “fines políticos” aunque no entró en detalles.
El ex gobernador mantiene diferencias abiertas con su sucesor, Juan Sabines, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), y afirma que tiene “encono personal” en su contra.
Hace algunos días, Salazar Mendiguchía denunció penalmente a la PGJE ante la Procuraduría General de la República (PGR), por el presunto robo de varios documentos de su casa en Chiapas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada