miércoles, 11 de mayo de 2011

¡Qué coños pasa?




El País


El terremoto de magnitud 6.1 grados en la escala de Ritcher que esta mañana ha tenido epicentro al suroeste del Cabo de San Vicente (Portugal) y se ha sentido en buena parte de España, ha tenido, hasta las 16 horas, dos réplicas "que entran totalmente dentro de la normalidad en este tipo de sucesos". Así lo ha explicado el profesor titular de Geología de la Universidad de Huelva, José Antonio Morales, quien ha dicho además que en los últimos días se ha observado una intensa actividad sísmica en la zona del seísmo, cuyo epicentro ha estado en el mar, a 500 kilómetros de Cádiz, enfrente del vértice suroeste de la península, a 200 kilómetros del Cabo de San Vicente, donde se encuentra la falla Azores-Gibraltar.
El terremoto se ha registrado pasadas las 11.30 con epicentro en el sureste de Cabo San Vicente, sin dejar ni víctimas o daños materiales. Sus efectos se han sentido en varios puntos de España, en concreto en las provincias andaluzas de Sevilla, Málaga, Cádiz, Huelva y en la Comunidad de Madrid, según ha precisado un portavoz del Instituto Geográfico Nacional (IGN). La alarma ha provocado que cientos de personas hayan desalojado, a iniciativa propia, numerosas sedes oficiales y edificios altos en Sevilla y Madrid capital. Tampoco se ha informado de ningún tipo de incidencia en España, a pesar de que es el segundo más fuerte desde 1969.
El Instituto de Meteorología (IM) luso ha cifrado su magnitud en 6.0 y ha precisado que el epicentro estaba a 160 kilómetros al sudoeste del cabo San Vicente. El Servicio Nacional de Bomberos y Protección Civil ha informado de que hasta el momento no han recibido peticiones de auxilio. En Portugal, se ha sentido especialmente en el área metropolitana de Lisboa y en los distritos de Leiria, Santarém, Évora (centro), Beja y Faro (sur), entre otros.

El más fuerte en diez años
En España, el IGN, que lo evaluó al principio en 6.3 y que ha rebajado a 6.1 en mediciones posteriores, ha indicado que se ha registrado a las 11.35 en las coordenadas 36.09 grados norte y 10.26 grados oeste, enfrente del vértice suroeste de la península, a 200 kilómetros del Cabo de San Vicente, donde se encuentra la falla Azores-Gibraltar. No se registraba un seísmo de esa magnitud en Andalucía desde hace más de diez años. Ha llegado a Madrid, Fuengirola (Málaga), Málaga capital, Jaén y Córdoba pero, sobre todo, a Sevilla, Cádiz y Huelva, con una intensidad de IV en la escala Mercalli en esas tres últimas provincias. Esta escala tiene 12 puntos en números romanos y, a diferencia de la de Ritcher, mide la intensida de forma subjetiva, es decir, evalúa la percepción humana del sismo.
La intensidad IV es equiparable a la vibración producida por el paso de un camión pesado con carga, con vibraciones en vajillas, ventanas y puertas, percibidos por personas en el interior de los edificios y por algunas en el exterior. Los pisos y muros pueden producir algún chasquido, el mobiliario puede moverse ligeramente y los líquidos contenidos en recipientes abiertos se pueden agitar. Emergencias 112, que recomienda a los ciudadanos tranquilidad y avisar en caso de daños en los edificios, explica ha sido muy intenso en el sur de Portugal y de España, especialmente en Sevilla, Huelva y Cádiz, y sus ecos también han llegado a Madrid capital y otros municipios como Alcobendas y Leganés. En Andalucía, en la primera hora después del temblor, el servicio había recibido 450 llamadas de personas que habían notado el terremoto, del que sólo se han salvado las provincias de Granada y en Almería.
Ninguna de estas llamadas informaba de daños personales o materiales. Emergencias 112 indica que ha provocado incluso el desalojo espontáneo de edificios en Sevilla capital. Así, cientos de personas ientos han desalojado, a iniciativa propia, numerosas sedes oficiales, universidades, inmuebles de oficinas y viviendas, entre ellos Torre Triana, el mayor inmueble administrativo de la Junta de Andalucía, en el que trabajan varios miles de funcionarios. También han bajado a la calle nada más sentir el seísmo el personal de la sede central del Servicio Andaluz de Salud y el de la Diputación y se han suspendido juicios en la Audiencia Provincial.

De Lisboa a Rabat
En Madrid, la intensidad ha sido de II. Este mismo servicio de emergencias explica que han recibido 62 llamadas desde las 11.40 a las 12.00 debido al temblor en toda la región, donde tampoco se han registrado daños de ningún tipo, informa F. J. Barroso. Las llamadas procedían de edificios altos situados en calles céntricas como Castellana, Princesa, Alcalá, Paseo de Recoletos y Almagro. Al igual que en Sevilla, el temblor ha generado alarma y ha hecho que mucha gente saliera a la calle. En total, se han desalojado siete edificios.
También en Extremadura, vecinos de Badajoz, Olivenza, Valverde de Burguillos, Jerez de los Caballeros Don Benito, Cáceres y Cañaveral han percibido pequeñas vibraciones de unos tres o cuatro segundos. En Castilla y León se han atendido siete llamadas de Salamanca y Zamora. También se ha notado sin consecuencias en Rabat y en otras ciudades de la costa atlántica marroquí como Casablanca o Safi. El Instituto Andaluz de Geofísica ha pedido "tranquilidad" y ha recordado que tendrá réplicas menores, si bien no prevé daños salvo en edificios ruinosos. La magnitud de este terremoto es la misma que el que sacudió en mayo la isla indonesia de Java, donde provocó la muerte de más de 4.600 personas.

Sin peligro de tsunami
El jefe del área de geofísica del IGN, José Manuel Martínez, explica que el seísmo se ha producido en el mismo lugar que el de 1969, aunque en aquella ocasión fue de una magnitud de 7.3 y se sintió en toda España. Hubo cuatro fallecidos por infartos. Según Martínez, no provocará un tsunami -maremoto- porque para que se diera tenía que haberse registrado en una falla vertical y éste ha surgido en una falla "inversa pero no vertical". Es posible que los mareógrafos de Tarifa y Cádiz registren "algún movimiento". Martínez recuerda que el de 1969, siendo de mayor magnitud, produjo una ola de medio metro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada