sábado, 2 de abril de 2011

Extremistras matan a 20 funcionarios de la ONU en Afganistán



Es el peor ataque que ha sufrido Naciones Unidas en Afganistán. Al menos 20 funcionarios de la organización fueron asesinados ayer cuando una turba de manifestantes atacó la sede en la ciudad de Mazar e Sharif. La marcha había sido convocada para protestar contra la quema de un Corán en un templo protestante en EE.UU. hace 12 días.
Entre los muertos del personal de la ONU hay ciudadanos nepalíes, rumanos, suecos y noruegos, según informó ayer el jefe de la misión, quien también resultó herido. De acuerdo con la agencia Reuters, dos de los asesinados fueron decapitados. "Sabemos que los manifestantes golpearon con martillos los cuellos de los trabajadores", aseguró el jefe policial de Mazar e Sharif, Sher Mohammad Durani. En el ataque, cinco manifestantes también fallecieron y otros 20 resultaron heridos.
Según un informe de las Fuerzas de Seguridad afganas, las personas asaltaron las oficinas de la ONU lanzando piedras y palos y gritando consignas en contra de la presencia de extranjeros en el país. También desarmaron a los guardias de seguridad de la misión internacional. Tras el ataque, le prendieron fuego al edificio.
A través de un comunicado, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenó el hecho y pidió "al gobierno afgano llevar a la justicia a los responsables y tomar todas las medidas posibles para asegurar la protección del personal de la ONU". Además se informó que la sede no se cerrará.
El 20 de marzo, el pastor protestante Wayne Sapp quemó un ejemplar del libro sagrado del Islam en una iglesia del estado de Florida. Durante la quema estuvo presente el polémico pastor Terry Jones, quien fue el primero en amenazar con quemar un ejemplar del Corán en septiembre pasado, provocando incluso la intervención de la Casa Blanca. En esa ocasión, el secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, llamó a la iglesia del pastor. Gates le expresó su "gran preocupación" y le explicó que con su acción ponía en peligro a las tropas estadounidenses y alentaba el reclutamiento de extremistas islámicos.
Ahora la acción de Sapp no fue anunciada, fue grabada en un video y subida a Youtube. Las imágenes desencadenaron una ola de condenas entre las autoridades del mundo islámico y diversos analistas previeron que generarían protestas en Afganistán, un país en guerra y con una sociedad muy religiosa.
La ONU ya había sido atacada en Afganistán en octubre de 2009, cuando cinco funcionarios fueron asesinados en Kabul. En esa ocasión, se evacuó a gran parte de los trabajadores extranjeros desde la capital afgana y se los trasladó a la ciudad de Mazar e Sharif, considerada más segura y donde no se habían producido ataques importantes.
Pero esta no fue la única protesta contra la quema del Corán. Antes del ataque contra las oficinas de la ONU en Mazar e Sharif, unas 300 personas protestaron cerca de la Embajada de Estados Unidos en la capital afgana, Kabul. En esta ocasión la manifestación se disolvió pacíficamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada