lunes, 5 de julio de 2010

Intensa balacera al norte de Tuxtla Gutiérrez


• Fueron detenidos seis hombres y una mujer
• El intercambio de balas empezó en la colonia Albania Alta

Jesús Toledo

Una orden de aprehensión que se dirigían a cumplimentar efectivos de la Policía Ministerial, en contra de una banda de ladrones, terminó en un intenso operativo que duró poco más de cuatro horas. Seis hombres y una mujer quedaron en calidad de detenidos.
El intercambio de balas empezó a eso de las 10:00 de la mañana de este viernes 2 de julio, cuando una camioneta con policías ministeriales inició una persecución en contra de unos sujetos que viajaban a bordo de una motocicleta.
Los presuntos delincuentes ya contaban con una orden de aprehensión, y como las autoridades iban contra ellos, se les emparejaron hasta que les dieron alcance en la calle 20 de Noviembre, de la colonia Albania Alta.
Los ministeriales les cerraron el paso y los derribaron. Los sujetos desenfundaron sus armas y empezaron a disparar contra la camioneta. Como respuesta, los policías respondieron a la agresión y lograron capturar a uno de ellos; otro logró huir y se refugió en una casa ubicada cuadras arriba.
Los ministeriales solicitaron ayuda a las diferentes corporaciones policiacas, y en un sorprendente despliegue policiaco rodearon la casa donde se escondió el segundo sujeto.
Cuando el primer policía tocó a la puerta fue recibido a balazos, comenzando una segunda balacera, que duró unos minutos. Durante la gresca se logró detener a cuatros personas más, entre ellas una joven mujer que portaba varios tatuajes en el cuerpo.
Habían transcurrido unos minutos cuando se inició otro operativo, esta vez unos kilómetros atrás del mirador del Cañón del Sumidero, arriba de la colonia Kilómetro 4.
Las autoridades catearon un inmueble en ese lugar, pero no encontraron nada, por lo que se retiraron y se dirigieron a otro cateo que se efectuó en la Calle Caracol, entre las avenidas Chicoasén y Patricia Ortiz, donde empiezan las colonias Agripino Gutiérrez y Cruz con Casitas.
Se cree que mediante labores de inteligencia los agentes lograron sacarle la “sopa” a la fémina, quien delató que en esa casa estaban algunos de sus cómplices.
En ese momento empezaron a disparar los delincuentes y las autoridades nuevamente se reorganizaron e ingresaron por la fuerza a ese domicilio, donde destruyeron las cámaras que estaban en la entrada.
Los ladrones presuntamente se “pelaron”, y por tres horas se mantuvieron escondidos en una zanja, esperando que la policía se rindiera.
Esto provocó que la policía rodeara toda la manzana y cateara casa por casa. Otros efectivos policiacos empezaron a revisar a varias personas muy sospechosas, ya que se presumía había “halcones” espiando los movimientos de la policía, hasta que se supo que esto fue falso.
En un segundo intento, los policías volvieron a catear el domicilio donde inició la balacera, y ésta vez lograron encontrar a los ladrones, que eran padre e hijo.
Estas personas están presuntamente vinculadas con varios robos a comercios y cuentahabientes, además de que tenían cuatro motocicletas presuntamente robadas, dos de ellas sin placas.
Los detenidos fueron puestos a disposición de un Ministerio Público, quien integrará la averiguación en contra de los sujetos y resolverá en las próximas horas su situación jurídica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada